Una crónica de Fernando Rovetta Klyver es profesor de Ciencia Política en UCLM y miembro de la Plataforma por la Paz en Talavera, artículo publicado en la voz de Talavera.

Hace diez años nacía en el Kurdistán Aylán Kurdi. Tres años después, el
2 de septiembre de 2015, moría huyendo con su padre de la guerra de
Siria. La fotografía de este niño ahogado en la playa conmocionó a la
opinión pública. Desde nuestra Plataforma por la Paz en Talavera de la
Reina organizamos una concentración.
Días después se creó en el Ayuntamiento talaverano una Mesa de
Acogida a Refugiados que sólo se reunió una vez. Se nos remitió a la
Mesa homóloga autonómica en Toledo. Al tratar de visitarla constatamos
que era la sede del Colegio de Trabajo Social, pero que allí nadie sabía de
la existencia de tal Mesa.
Valga esa referencia como antecedente: la diferencia entre la reacción
social y la administrativa frente a tragedias bélicas es relevante. Mientras la primera es espontánea, creativa y generosa, al menos mientras el tema
resulte mediático; la segunda, si bien más lenta y burocrática, se espera
que ofrezca una garantía de continuidad una vez que el tiempo vaya
transcurriendo. Sin embargo, hay algunos indicios que permiten dudar
que esto vaya a ser así con los refugiados ucranianos. Cabe analizar
unos datos y casos para ponderar si es razonable esta sospecha.

RESPUESTA TALAVERANA

Los refugiados huyen de una guerra que amenaza con extenderse en el
tiempo y en el espacio. Para este último supuesto, con razón se
alarma Luis Ángel Aguilar señalando que Albacete es la sede europea de
la Escuela de Pilotos de la OTAN (TLP); la que, junto al Centro de
Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC) de Torrejón, distan muy pocos
kilómetros de centros urbanos.
Resulta paradójico que la ciudad que fuera la sede de las Brigadas
Internacionales que luchaban contra el fascismo hace 86 años, y recibía
respaldo militar desde Moscú, pudiera estar en su diana al tener Rusia
hoy una “democracia orgánica”, es decir, dictatorial.
Talavera, que fuera después de Albacete la segunda ciudad más poblada
de Castilla-La Mancha, organizó la respuesta solidaria a los refugiados
ucranianos en tres momentos. Tras una multitudinaria concentración en
Plaza del Pan, se recogió en una nave de calle Cerería una ingente
cantidad de ropa y comestibles, suficientes para enviar dos trailers con
25 y 11 palets de mercancías a la frontera de Polonia con Ucrania.

CLASES GRATUITAS

Como resultado de este proceso, por iniciativa de Olena y Victoria, cuatro
mujeres ucranianas, una moldava y una española generaron la Asociación
Talavera con Ucrania, que continúa recibiendo mercancías en calle Sol 18.
Una de ellas, Iryna, imparte clases gratuitas de español para ucranianos
en Suit Academy. Entre todas, facilitaron que familias españolas y

ucranianas radicadas ya en Talavera pudieran acoger a sus familiares
que buscaban refugio.
En Talavera, como en otras ciudades, es difícil encontrar pisos o casas
donde las familias de refugiados puedan vivir solas, como en sus
domicilios de origen. Quizá los bancos que se muestran solidarios con
los refugiados podrían ofrecerles las casas que tienen cerradas tras
desahuciar a sus moradores.

FAMILIAS ALOJADAS

En contraste, en pueblos de la Comarca, un grupo de estudiantes de
Trabajo Social de la UCLM vinculados al Ateneo Rural Paulo Freire (ARPF)
encontró casas y pisos disponibles. El caso más relevante lo
presenta Mohedas de la Jara, en la que Óscar Sánchez Ledesma cedió
cuatro pisos de 120 m2, administrados por Laura y Angelines, para alojar
a estos refugiados.
Por el momento, se han ocupado con tres familias: cinco adultos de Kiev,
cinco adultos y tres niños de Micolaiev, y dos madres y seis hijos
menores de Cymn. Ya están empadronados todos y los niños asisten a la
escuela. Este fin de semana se les ofreció una huerta próxima al pueblo,
que fue acogida con entusiasmo.
En estos días deberemos acompañar a Toledo a las dos primeras
familias -que llegaron en vuelos de SEPLA o en buses de Bomberos en
ayuda- para que puedan solicitar protección internacional; de la tercera,
cinco personas ya la tienen.
En otros pueblos de la Comarca como Lagartera, Oropesa, El Real de San
Vicente, Talavera la Nueva, Alcañizo y Herreruela, la administración local
asumió los costes de acondicionar las casas cedidas por particulares.

SOLIDARIDAD VECINAL

En Lagartera se abrió un aula de informática y una cuenta gestionada por
cuatro vecinos para administrar las donaciones de los particulares para
pagar los insumos como luz, agua, etcétera. Cáritas les provee de ropa y
comida y, para algunos productos, disponen de una tienda sufragada por
el pueblo. Se recaudaron fondos a través de actividades culturales y
deportivas, como la carrera de 102 km que separan Torrijos de Lagartera,
donde los corredores reciben donaciones que patrocinan cada kilómetros
de su proeza.
En Mohedas la importante solidaridad vecinal se canalizó a través de su
parroquia. En Almendral de las Cañada una familia ofrece una casa con
un informe favorable de los estudiantes de Trabajo Social que la
visitaron.

PETICIONES A LA JUNTA

La anterior información se la presentamos al Delegado de la Junta
en Talavera, David Gómez Arroyo, el 11 de abril, solicitándole participar
del Comité de Respuesta Integral de Bienestar Social para plantear otras
cuestiones como las siguientes: el coste de los transportes, la oficina de
extranjería y la repoblación de la zona rural.
Si bien RENFE y ALSA conceden viajes gratuitos a los ucranianos, la
empresa que opera en nuestra comunidad autónoma todavía no ha
considerado concederles abonos transportes para abaratar costes desde
los pueblos a Talavera. Esto representa un importante inconveniente para
personas que llegan con sus ahorros devaluados y con añoranzas de
visitar centros urbanos similares a los de origen.

OFICINAS DE EXTRANJERÍA

Además del desplazamiento voluntario, existe otro de carácter forzoso
para aquellos que llegaron por asociaciones solidarias sin haber podido
registrarse como refugiados porque las oficinas
de Pozuelo o Barcelona estaban saturadas. Las oficinas de Extranjería,
según una resolución del Ministerio de Inclusión, operan en las capitales

de provincia. Pero hay excepciones como Gijón que también posee
Oficina, pese a distar 20 kilómetros de Oviedo, a la que se puede acceder
en 15 minutos y gratuitamente por RENFE.
Este martes nos ha tocado ir a buscar en Mohedas (a 70 km de Talavera)
a 5 personas de Kiev para llevarlas a Toledo (80 km) en un viaje de más
de dos horas (cinco, si lo hicieran en bus), para que soliciten la protección
internacional temporal; y el jueves el Ayuntamiento de Mohedas asumirá
el traslado de otras ocho personas de Micolaev a la capital regional con
el mismo objetivo.

ANTÍDOTO PARA LA DESPOBLACIÓN

En tercer lugar, planteamos algo crucial al Delegado de la Junta y
pensamos reiterarlo ante el Delegado de Gobierno y la Presidente de la
Confederación de Municipios y provincias en CLM, actual alcaldesa
de Talavera: si bien lo que provoca toda esta demanda de refugio es una
invasión criminal que continúa con el terrorismo nuclear, la solidaria
acogida de estos ucranianos en los pueblos de todas las comunidades
autónomas puede ser vista como una oportunidad para resolver la
despoblación de zonas rurales.
Llegan familias jóvenes con niños que hacen que las aulas dupliquen el
número de alumnos; personas jóvenes y adultas sanas, trabajadoras y
bien preparadas. Es el momento de aplicar políticas públicas para que
lleguen a desear quedarse una vez concluido el conflicto.

CELEBRANDO LA PASCUA

Finalmente, cabe destacar otras dos experiencias: para el Día
Internacional del Trabajo Social, desde la asignatura Ciencia Política
organizamos en la Facultad de Ciencias Sociales de la UCLM
en Talavera una mesa panel sobre “Guerras y Refugiados” a cargo
de Marian Vicol, médico pediatra, y su esposa Aurica, enfermera, ambos
moldavos. Confiamos que este material videograbado se suba al espacio
virtual de la universidad autonómica UCLM con Ucrania.

Por otro lado, el domingo pasado en el Jardín “El Vivero” de Talavera, nos
reunimos casi un centenar de personas con unas 15 familias ucranianas,
que celebraban la Pascua según el rito ortodoxo. Aurica había preparado
los tradicionales huevos rojos, que los niños buscaron en la Casa de los
Camineros.
Valeria coordinó la operación de cuatro coches para bajar a los 21
ucranianos de Mohedas. El sacerdote Aurelio de León se acercó a
saludarlos, no faltaron canciones y danzas
de Hannah de Cymn y Natalia de Bielorrusia que, en palabras de Katya le
permitieron un día de alegría para mitigar el dolor de recordar que sus
padres continúan en refugios de Kiev.

Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial
Instagram
YouTube
YouTube
Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea.    Más información
Privacidad