Espacios saludables donde recordar a nuestros seres queridos en los que se invita a reflexionar sobre biodiversidad y modos de vida actuales
 
Recientemente, una familia en Cuenca decidió recordar a su abuelo víctima de la Covid19 plantando un árbol en una colina. Esto dio luz a nuestro proyecto: generar Bosques Memoriales y Sostenibles, espacios donde  naturaleza y cultura se reencuentran para hacer que, recordando a nuestros seres queridos muertos por la pandemia, generemos espacios de vida saludable, entornos en los que flora y fauna pueden evocar esos proyectos vitales truncados, en los que se invite a reflexionar qué estamos haciendo con la biodiversidad, cómo y cuánto producimos y consumimos; para buscar alternativas mejores para las generaciones futuras y también para las nuestras.

Así como en Berlín, junto a la Puerta de Brandemburgo, hay una suerte de templo laico, el Raum de Stielle (Sala de silencio), creará 1994, donde se puede pensar, recordar, rezar o reflexionar sobre el Holocausto, nuestros Bosques de Memoria y Sostenibilidad pretenden generar un espacio de silencio abierto a todo visitante. Con la debida antelación se podrá autorizar la realización de manifestaciones artísticas, culturales o musicales. Es decir, se permitirán en tanto que contribuyan a un pensamiento crítico y reflexivo sobre nuestros modos de estar en el mundo o convivir, o nuestros modos de producción, consumo y distribución de lo necesario para vivir dignamente. Periódicamente, se podría proponer al visitante un «baño forestal» práctica iniciada en Japón con el nombre de «Shinrin yoku» que consiste en paseos que permitan catarsis y meditación. 

Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial
Instagram
info@urpf.org
YouTube
YouTube
Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea.    Más información
Privacidad